La Nueva Normalidad y la Salud Mental

Fecha: 12 agosto, 2020 Por: Lic. Israel Arteche

La situación provocada por COVID-19 ha sido un conjunto de experiencias de sube y baja. A lo largo de la contingencia, nos hemos tenido que adaptar a distintas situaciones que comprometen nuestra salud mental y, con la nueva normalidad, se presentan nuevos retos.

Al principio, el tema era acostumbrarnos a estar en casa, hacer todo por videollamada y ajustar nuestras actividades a las plataformas online disponibles; ejercicio, trabajo, comunicación e incluso fiestas. Tuvimos que aprender a hacer todo eso a través de la tecnología. De hecho, llegamos a saturar la cabeza por estar tanto tiempo enfrente de una pantalla.

Ahora, todo está cambiando nuevamente, cada día se incorporan más personas a sus actividades cotidianas y con ello surgen nuevos síndromes. Por ejemplo, el de la cabaña; este síndrome se refiere al miedo de las personas por salir y contagiarse o enfrentarse a los ‘peligros’ del exterior, es completamente normal y NO tiene el grado de enfermedad mental. Sin embargo, puede afectar nuestra calidad de vida cuando no es gestionado a tiempo.

Lo importante es entender que los cambios siguen ocurriendo y no se observa un final en el corto plazo. La contingencia puso en evidencia todos nuestros hábitos y comportamientos, intensificando la respuesta emocional y afectando, positiva o negativamente, nuestra realidad y relaciones interpersonales. 

Sabemos que la situación actual es todo un reto. Por eso, te compartimos estos consejos para hacer frente a los cambios de la nueva normalidad:

 

Utiliza la empatía a tu favor 

¿Cuántas veces te has desesperado porque las demás personas, aparentemente, actúan de forma incoherente o hacen cosas que no corresponden con la situación actual? Al igual que tú, todos están pasando por un proceso de duelo y reaccionan de manera diferente a la tuya. Entender esto te permitirá relacionarte con los demás desde la comprensión y establecer relaciones más constructivas. 

 

Enfrenta la crisis con estructura

Lo primero que debemos hacer cuando estamos en crisis es buscar estructura, de alguna manera, prefiriendo las pequeñas acciones pero constantes. Crear un reglamento de convivencia, limpiar nuestro espacio, generar un programa de actividades y establecer horarios son ejemplos de estrategias para disminuir la crisis. Intenta establecer rutinas sencillas.

 

Gestiona tus miedos sobre la nueva normalidad

El miedo es la emoción que nos ayuda a sobrevivir y evitar situaciones que pongan en riesgo nuestra integridad. A pesar de esto, estamos acostumbrados a rechazarlo. Sin embargo, esta emoción es totalmente necesaria e importante, al igual que la alegría y el amor. El problema se presenta cuando somos incapaces de gestionarlo e impide nuestro desarrollo personal. Recuerda que el primer paso para lograrlo es reconocer el miedo y entenderlo.

 

Trabaja tu salud mental en la nueva normalidad

Absolutamente todo lo que hacemos es un resultado del estado general de nuestra salud física y emocional. Al final, somos reflejo de estos dos factores y respondemos a la vida a través de las limitaciones que encontramos en ellos. En mayor o menor medida, todos hemos sido afectados de alguna manera por la situación actual y gran parte del peso de este proceso recae en nuestra salud mental. Atrevernos a trabajar con nuestra mente nos permitirá enfrentar con mayor eficacia los retos de cada día.

 

El mayor aprendizaje que nos trae la nueva normalidad es: necesitamos ser flexibles porque no sabemos cuándo va a terminar todo esto. Cuidarnos física y emocionalmente son las principales herramientas que tenemos para adaptarnos a los cambios que nos quedan por delante.

 

Contacta un especialista de salud mental dando clic aquí.

Compartir

La fortaleza no está en aguantarse, sino en poder reconocer que necesitamos ayuda y buscarla.

Haz tu cita